martes 11 de mayo de 2021 - Edición Nº3271

REGIONALES | 13 abr 2021

EN PLENA OLA DE CONTAGIOS

Un intendente bonaerense reconoció que sacó un decreto para autorizar un casamiento

El festejo en el salón de los Bomberos Voluntarios generó decenas de denuncias de vecinos, ya que 48 horas antes habían comenzado a regir en Berisso restricciones locales a la actividad nocturna por otro decreto del propio intendente.


La Plata, 13 Abr (Por InfoGEI).- Un intendente bonaerense reconoció que sacó un decreto para autorizar una fiesta de casamiento en medio de la segunda ola de la pandemia de coronavirus. El festejo tuvo lugar el viernes 2 de abril en el salón de la Asociación de Bomberos Voluntarios de la localidad de Berisso.

“El lunes sacamos un decreto prohibiendo la circulación, con cierre a las 23 horas y me vino a ver la chica que se casaba, que tenía todo comprado y no le devolvían el dinero. Suspender la fiesta generaba un perjuicio bárbaro, eran 40 personas y se podía estar con protocolo”, contó Fabián Cagliardi a BerissoCiudad.

Y agregó “saqué un decreto por única vez para hacer una fiesta en ese lugar. Le hacíamos un daño terrible a la familia y no veíamos riesgo de contacto, todos iban a bailar al lado de las mesas y todo eso lo supervisó Roberto Scafati”.

El festejo en el salón de los Bomberos Voluntarios generó decenas de denuncias de vecinos. 48 horas antes habían comenzado a regir en Berisso restricciones locales a la actividad nocturna por otro decreto del propio intendente.

La denuncia fue elevada por el Foro Vecinal de Seguridad 2, del barrio de Los Talas, cuando, los vecinos de la zona de la sede de Bomberos comprobaron que en el primer piso se realizaba una fiesta de casamiento y en las inmediaciones del cuartel había estacionada una importante cantidad de vehículos.

“Se priorizó no hacerle daño a esa familia que tenía todo comprado, era la única fiesta en la ciudad y se sacó un decreto para autorizarla”, aseguró el intendente.

Y ratificó “esa fiesta estaba autorizada por decreto y el motivo era no hacerle daño económico y moral a la familia. Una cosa es suspender una fiesta 48 horas antes y otra diez días cuando no se compró nada. Acá estaba todo comprado, el servicio de lunch contratado y no le devolvían la plata ni dejaban pasar la fiesta”. (InfoGEI) Mg

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias