sábado 11 de julio de 2020 - Edición Nº2967

CULTURA/MEDIOS | 4 jun 2020

A LOS 82 AÑOS

Falleció Ana Rua, militante histórica de la Resistencia Peronista

Falleció este miércoles en la Capital bonaerense, Ana Rúa, una militante histórica del peronismo “que después del derrocamiento de Perón, se sumó a la heroica resistencia peronista”. En esta columna, el abogado y escritor platense, Jorge Alessandro, la recuerda con el texto de un capítulo que integra su próximo libro.


Por:
InfoGEI-C 30340

La Plata, 04 Jun (InfoGEI).- Ana María Rua “..había nacido en 1938 en la provincia de Río Negro, más precisamente en el pequeño pueblo de Guardia Mitre y en el año 1951, con apenas 13 años viajó a La Plata a estudiar piano.

Hacía muy poco que el gobernador Domingo Mercante había inaugurado el Conservatorio Provincial de Música, (antecedente del actual Gilardo Gilardi) y enterada su madre, profesora de música, “muy peronista”, recuerda ella, la envió para que perfeccionara los primeros conocimientos que le había impartido allá en el sur.

Lo cierto es que el golpe contra Perón la encontró en la ciudad Eva Perón (La Plata) y muy pronto decidió que había que resistir y hacerlo de un modo activo. Por eso decidió vincularse a los grupos juveniles del peronismo de la región, que a partir del 57 formaron la J.P. y particularmente, a quienes prefiere llamar: a la “gente de la resistencia”.

La edad no fue un condicionante cuando decidieron incorporarse a la militancia política, y si bien cuando comenzaron a agruparse y mejorar sus niveles de organización adoptaron un criterio generacional, lo hicieron con una única convicción: poner sobre sus hombros la responsabilidad de enfrentar un régimen que había vulnerado la voluntad popular y sometido al pueblo con la violencia propia de la “fuerza brutal de la antipatria”.

De ese modo, la casa de la familia Rua, en las proximidades de Plaza Italia en 6 e/43 y 44 se convirtió en un lugar de reuniones de los jóvenes peronistas.

“ ..Eran compañeros en general mayores, pero que pronto aceptaron mi participación”. Entre ellos hay uno que monopoliza su recuerdo: “Con Clemente Saavedra viajaba a Buenos Aires y en un bar cercano a Constitución, otra compañera, me entregaba dos paquetes que luego traíamos a La Plata y la entregábamos para sus fines determinados..”, para luego aclarar que se trataban de los clásicos “caños” y “tortas de gelinita”. Y sonríe tras un comentario en el que no disimula su esfuerzo por morigerar los términos : “si habremos jorobado con esos materiales” y a continuación, se empeña también en aclarar que “..siempre tratamos de ponerlos para que en todo caso solo se produjeran daños materiales, evitando lesionar a las personas… porque la finalidad era hacer pública y revelar la presencia del peronismo que seguía actuando y resistiendo contra la dictadura.. Que tiempos aquellos! ninguno teníamos temor, más, nos gustaba! Era nuestra descarga de todo lo que se estaba viviendo…”

También ella destaca a “...otro gran compañero, Ricardo Flores, un peronista de aquellos, aunque no todos conocían su nombre y lo llamábamos Cacho.. A los de la CGU y a otros los alojó en su casa. Luego del 9 de junio también escondió compañeros en su casa.. Hasta que se la bombardearon…a esa casa no se volvió más. ”

Un aspecto que recalcaba es que por cuestiones de seguridad y preservarse para poder continuar con ese tipo de acciones, no siempre participaba en muchas reuniones, particularmente en las de grupos muy numerosos.

En cuanto a la dirigencia gremial de aquella época, Ana siempre guardó un recuerdo muy cálido del “Vasco” Agote, un claro representante del sindicalismo resistente y ex secretario general del Sindicato de obreros y empleados del Ministerio de Educación.

En su recorrido por memoria de ese tiempo, vuelve también a evocar a tantos de aquellos “viejos compañeros” y en la tranquilidad de su hogar, ya retirada de la “acción”, aunque nunca alejada de la realidad política, Ana María Rua, se deleita con la interpretación en su piano de obras de los cásicos y muestra su vasta biblioteca.

Poblada de libros de historia y obviamente de textos sobre el peronismo, guarda también aquella carta -que exhibe orgullosamente- que el propio Perón le enviara, reconociéndole como un aporte al pensamiento nacional, el periódico, “El Peronista”, que supo editar entre los años 1965/67." Hasta la Victoria compañera !!

Este texto de Alessandro,  fue escrito en base a conversaciones con ella y correos que intercambiaron, e integra un capítulo de su libro, aún sin presentar: “Peronismo Rebelde y Plan Conintes”. El caso de la CGT Regional La Plata, Berisso y Ensenada, de Ediciones Botellasalmar. (InfoGEI)Jd

Permitida su publicación citando la fuente

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS