viernes 29 de mayo de 2020 - Edición Nº2924

INFO GENERAL | 6 abr 2020

CIENTÍFICAS PLATENSES

Mujeres profesionales que todos los días dan la pelea al Coronavirus

Rosana Toro, bioquímica, jefa de laboratorio del Hospital San Roque de Gonnet y docente de Virología Clínica en la UNLP, y Silvia González Ayala, titular de la Cátedra de Infectología de la Facultad de Medicina, también de esa alta casa de estudios, diariamente dan pelea al Coronavirus, cada una desde su trinchera.


Por:
InfoGEI-G 29812

La Plata, 06 Abr (InfoGEI).- Rosana Toro, jefa de laboratorio del Hospital San Roque de Gonnet y docente de Virología Clínica en la UNLP, comienza diciendo a su entrevistadora, la periodista Mariana Fernández Camacho, para el portal Infobae: "No somos héroes, solo somos personas cumpliendo nuestra función con dedicación y entusiasmo".

La experimentada bióquímica, oriunda de Coronel Pringles, pero platense por adopción donde vive desde hace muchos años, precisa que antes de diciembre de 2019,  “no sabíamos de este virus”, pero que “con el desarrollo de la tecnología se pudo identificar, secuenciar y diagnosticar en pocas semanas. Esto era impensable hace algunos años. Sin embargo, son momentos de mucha incertidumbre porque hay preguntas sobre el virus que todavía están en investigación”, lo que  “genera angustia en el personal de sanidad”.  

No somos héroes, solo somos personas cumpliendo nuestra función con dedicación y entusiasmo, pero a la vez con mucha preocupación”, reconoce a Infobae la bioquímica, docente de Virología Clínica en la UNLP, donde se preparan para comenzar a diagnosticar SARS-CoV-2 en forma coordinada con el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires.

Durante la entrevista, la científica platense dio su mirada crítica sobre el estado del servicio de Salud en la Argentina luego de cuatro años de ajuste. “A la falta de datos en general se le suman las faltas particulares. La aparición del coronavirus no solo nos metió en masa adentro”, porque “unidos (y encerrados) triunfaremos”, también “puso en escena lo que ya venía torcido de antes: un Ministerio de Salud recientemente ascendido, falta de personal calificado y de insumos a lo largo y ancho del territorio, sueldos en el sector por debajo de la línea de pobreza, problemas de infraestructura, y una corporación médica con pocas mujeres al mando”.

En esa línea, Toro sostuvo que “En estos momentos surgen cuestiones que se vienen arrastrando eternamente. Los hospitales enfrentan problemas edilicios, siempre postergados, o falta de personal técnico y profesional. Entonces, ante una emergencia es muy difícil responder a la demanda excesiva de trabajo. Creo que es fundamental que cuando se resuelva esta situación aprendamos de las dificultades y evaluemos las necesidades reales escuchando a las trabajadoras y a los trabajadores, que somos quienes ponemos el cuerpo”, asegura.

Si bien en La Plata hasta la fecha son nueve los contagios de coronavirus  confirmados, la docente en virología, indica que “todos los hospitales de la ciudad se vienen preparando para la atención de eventuales pacientes y para preservar la salud del personal sanitario. Los laboratorios, además, ofrecen apoyo en los diagnósticos. Solidaridad. Compromiso. Esfuerzos que valen las penas. Aplausos televisados. Autobombo que se generaliza para confirmar el camino”, concluye Rosana.

Silvia González Ayala

A su turno, la titular de la Cátedra de Infectología de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Plata, Silvia González Ayala, otra de las referentas consultada por funcionarios de la provincia de Buenos Aires,  señala: “Las mujeres superamos a los varones en el grado y en el postgrado en Medicina. Pero, paradójicamente, los niveles de conducción de las organizaciones médicas, de las sociedades científicas y en general son ocupados por varones. No existe el cupo. Por supuesto que hay excepciones, como la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE). Es cuestión de tiempo”.

González Ayala pone el foco en el atolladero en que nos metió este brote: “Para la salud pública se trata del más grande desafío, y absolutamente diferente al de la primera pandemia de este siglo que fue la Influenza A H1N1. Es de interés conocer los casos, los decesos por países, la situación nacional y local, pero el esfuerzo debe estar volcado al cumplimiento de las medidas de control, que lamentablemente no son posibles de respetar por millones de ciudadanos y ciudadanas que viven con necesidades básicas insatisfechas, sin vivienda digna, ni acceso al agua segura y malnutridos”. (InfoGEI)Jd

Permitida su publicación citando la fuente

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS