miércoles 05 de agosto de 2020 - Edición Nº2992

POLÍTICA | 23 ene 2020

OPINIÓN

Vaca Muerta: la meca de Cambiemos para sus negocios de exportación

Vaca Muerta o Vaca Sagrada de Cambiemos, que priorizó los negocios de exportación de petróleo de sus amigos, haciendo caer la producción en los demás yacimientos. En una reciente entrevista con el periodista Horacio Verbitsky, Alberto Fernández aborda la cuestión, que el especialista Federico Bernal analiza en esta columna.


Por:
InfoGEI-P 29222

La Plata, 23 Ene (Por Federico Bernal*/InfoGEI).- Alberto Fernández afirmó que "… la Argentina en un momento se enamoró de Vaca Muerta, puso todos los incentivos y los esfuerzos allí y desincentivó el resto de la producción convencional.

En la Argentina hay baja exploración para buscar nuevos yacimientos y muy baja explotación secundaria y terciaria. Lo que yo creo que tenemos que hacer y lo estamos trabajando con Lanziani es precisamente hacer un plan donde incentivemos todo". Y agregó: "El gobierno de Macri incentivó tanto el tema de Vaca Muerta que descuidó el resto de la producción".

En efecto, la gestión neoliberal (de la alianza UCR-PRO), declaró inviable a las provincias y cuencas más allá de Vaca Muerta, y en ese sentido, los datos son contundentes.

En petróleo, y en el acumulado al mes de noviembre de 2019, la Cuenca del Golfo San Jorge produjo 12,5% menos que en igual período de 2015; la Cuenca Cuyana y la del Noroeste cayeron 15,2% y 35,7% respectivamente, también en relación al último año del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

En cambio, la cuenca neuquina, se ubicó 7% arriba (la Austral + 2,1%). En gas, algo parecido. Las cuencas del Golfo, Noroeste y Cuyana respecto de 2015, de enero a noviembre de 2019, se desplomaron 17,3%, 35,3% y 8%, respectivamente, y la neuquina, se expandió 25,8% (la Austral + 23,8%, aunque en términos de volúmenes incrementales, menos de la cuarta parte de lo crecido por la Cuenca Neuquina).  Si se aplica este mismo análisis por provincia, las diferencias a favor de Neuquén son exorbitantes.

Plan de incentivo

Ahora bien, la disyuntiva es realmente "¿Vaca Muerta o recuperación terciaria?" En absoluto. Por otro lado, tampoco creemos que Fernández la comparta. El Presidente, por el contrario, expresó claramente la voluntad de su gobierno de reactivar la producción convencional, abandonada por el macrismo.

Afirmó, en este sentido, estar trabajando en un plan donde "incentivemos todo". Por "todo" se entiende "todo", es decir, convencionales y no convencionales. De hecho, las inversiones en Vaca Muerta en 2019 terminaron un 35% aproximadamente por debajo de las de 2015. Incentivar, hay que incentivarlo todo, efectivamente.

Este camino, vale la pena recordar, fue uno de los ejes de acción propuestos por la Comisión de Energía del PJ Nacional e incluido en informe oportunamente entregado a Fernández durante la campaña.

Recuperación terciaria

Dicho esto, estimamos indispensable realizar una serie de aclaraciones respecto de la recuperación terciaria. Esta técnica o conjunto de técnicas se emplea una vez agotadas las etapas de recuperación primaria (fluencia natural del hidrocarburo) y de recuperación secundaria (inyección de agua).

Se destina a yacimientos maduros o de baja presión, no siendo aplicables a todos los yacimientos ni a todos los reservorios. La técnica utiliza fundamentalmente inyección de polímeros y surfactantes, a los efectos de liberar el petróleo atrapado en el agua (remanente de la recuperación secundaria). Lleva mucho tiempo de estudio, pilotos, análisis de datos y laboratorio. En pocas palabras, su implementación no es instantánea ni sencilla.

Proyectos en marcha

En la Argentina, hay varios proyectos, siendo el más importante el de la empresa CAPSA, Yacimiento Diadema, provincia de Chubut, que explicó en 2018 un 80% de toda la producción terciaria del país. Si bien el piloto de recuperación terciaria de Diadema data de 2007, el incremento de la producción recién comenzó a registrarse a partir de 2014 con la primera inyección de polímeros. A 2018 se había logrado adicionar unos 100 a 200 metros cúbicos adicionales por día (producción del yacimiento ronda los 1.850 m3/d), incrementando el factor de recuperación en un 8/10%. En 2019, y de acuerdo a datos provisorios, terminó acercándose a los 400 m3/d adicionales. Cabe agregar que Diadema es uno de los principales proyectos de polímeros a escala mundial.

Más datos sobre recuperación terciaria

A 2018, datos anualizados, el aporte de la recuperación primaria de petróleo explicó un 54% de la producción nacional. La secundaria un 38% y la terciaria 0,5%. En cuanto a esta última técnica, se concentra exclusivamente en la Cuenca del Golfo San Jorge (46% de la producción nacional en 2018), donde a su vez representa el 1% del aporte provincial. Asimismo, la recuperación terciaria está concentrada específicamente en Chubut, empresas CAPSA, Tecpetrol e YPF (Manantiales Behr, piloto iniciado en 2019). No caben dudas que, con una terciaria a pleno, la vida útil de la Cuenca del Golfo podría extenderse tal vez al 2100. Pero siquiera alcanzando tal resultado, la terciaria puede compararse con el potencial presente y futuro de Vaca Muerta.

Reactivación masiva

En suma, la disyuntiva "¿Vaca Muerta o recuperación terciaria?" carece de toda lógica. Como de toda lógica también plantear "Vaca Muerta o convencionales". La clave pasa por reactivar masivamente la producción convencional mediante nuevos proyectos exploratorios y la multiplicación de nuevos proyectos de recuperación secundaria y terciaria, en paralelo a una reactivación de los no convencionales en cabeza de YPF.

Por otra parte, el crudo de la Cuenca del Golfo -donde como vimos ambas técnicas de rejuvenecimiento de yacimientos se encuentran en ejecución y con un importante grado de avance y curva de aprendizaje realizado-, este crudo por lo general no tiene la calidad del Medanito ni del shale oil, por un lado, ni viene con gas asociado (o no con los volúmenes de Vaca Muerta), por el otro.

¿Por qué hacemos hincapié en estas desventajas? Porque al tener mayor calidad (mejor precio), el crudo de Vaca Muerta es más tentador de ser exportado y tiene mayor valor como producto refinable (puede utilizarse para mejorar la calidad del crudo más pesado). Y todavía más trascedente: viene con ingente gas asociado, fundamental para evitar futuras caídas de la producción y contribuir a una significativa reducción del precio del gas en boca de pozo, medular para lograr tarifas justas, razonables y asequibles en el país. (*) Federico Bernal especialista en enegía; Director del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (OETEC). (InfoGEI)Jd

Permitida su publicación citando la fuente

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS