DOCUMENTO HISTÓRICO

La verdad…detrás de una puerta camuflada.

Conmovedor relato del único fotógrafo que pudo ingresar a los archivos de la División de Inteligencia de la Policía bonaerense, el día que abrieron el depósito donde se encontraban guardados bajo siete llaves.

El entonces Ministro de Seguridad y Justicia bonaerense,  Carlos Soria y la presidenta de Abuelas, Estela Carlotto, revisan uno de los legajos encontrados. Foto Eduardo Finocchi/InfoGEI
El entonces Ministro de Seguridad y Justicia bonaerense, Carlos Soria y la presidenta de Abuelas, Estela Carlotto, revisan uno de los legajos encontrados. Foto Eduardo Finocchi/InfoGEI
Detrás de la puerta gris que simulaba un armario empotrado, había otra pared y otra doble puerta, a la que se accedía al archivo secreto de la bonaerense. Foto Eduardo Finocchi/InfoGEI
Detrás de la puerta gris que simulaba un armario empotrado, había otra pared y otra doble puerta, a la que se accedía al archivo secreto de la bonaerense. Foto Eduardo Finocchi/InfoGEI
Uno de los estantes destinados a DS (Detenidos Subversivos) de distintas ciudades bonaerenses. Foto Eduardo Finocchi/InfoGEI
Uno de los estantes destinados a DS (Detenidos Subversivos) de distintas ciudades bonaerenses. Foto Eduardo Finocchi/InfoGEI

La Plata, 04 Jul (Por Eduardo Finocchi para InfoGEI).- Corría el 24 de noviembre de 1999, por esa época yo era Jefe de Fotografía de la Cámara de Diputados bonaerense y recibí la orden del entonces  director de prensa, Juan Carlos Sallenave de acompañar al Sr. Presidente de la HCD, Alejandro Mosquera (Frepaso-Alianza) para realizar una actividad de “mucha importancia”.

Nos trasladamos a la calle 54 e/ 4 y 5 de La Plata y allí llegó el Mtro. de Seguridad y Justicia Carlos Soria, acompañado por algunos integrantes de la Comisión por la Verdad, Estela de Carlotto (abuelas), Adelina de Alayes (madres) el presidente de la Universidad Nacional de La Plata, ingeniero Luis Lima, y otros. El presidente Mosquera también era integrante de la comisión.

Esperaba allí un empleado judicial en representación del Juez de la causa, con un juego de llaves para abrir una oficina, en el edificio que había sido la sede de la inteligencia de la policía bonaerense.

Detrás de una doble puerta gris, metálica, que parecía un viejo mueble, cerrada con cadenas y un gran candado…estaba la verdad. Al abrirla se veía otra pared y otra doble puerta, ésta de madera y vidrios rajados reparados con cinta papel.

Adentro la humedad, el frio, el escalofrío al comenzar a observar lo que había en ese terrorífico lugar, ficheros, microfilmaciones, cajas, con documentos, más de 2000 biblioratos con  la etiqueta de la zona que eran y las letras “DS” que significaba Delincuentes Subversivos,…Toda la historia de la represión provincial, de la década del 70 y hasta 1997, estaba allí, también entre las carpetas se encontraron dossiers del año ‘97. Uno de ellos, por ejemplo, referido a Carlos “el Perro” Santillán y la organización de la Segunda Marcha Federal que el sindicalista encabezó ese año. Como en otros casos, también esa información estaba encabezada por la sigla “DS”. Hasta en el suelo había una pila de expedientes  atados en paquetes con hilo sisal, con la leyenda “Expedientes José Luis Cabezas”, y en las paredes. Organigramas con métodos de seguimiento.

Ingreso restringido

Por orden del juez, el empleado judicial comentó que no se podía tocar nada y solo permitió el ingreso al Ministro, al presidente de la HCD, al resto de los integrantes de la Comisión y a dos o tres periodistas, un camarógrafo y a mí como el único fotógrafo.

Tuve que pelearla con mis colegas de La Nación, Clarín, medios locales y agencias, pero tuve la ventaja de ser fotógrafo oficial, eso sí, con la promesa de enviarles enseguida el material a todos.

En un momento de mucha tensión, el Mtro. Soria abrió uno de los ficheros, y ante la queja del representante del Juez, le dijo: -Dígale al Juez, que el Mtro. decidió hacer esto- y al ingresar en la letra T, apareció la ficha de Timmerman Jacobo y ante un pedido de Adelina de Alayes, buscaron la ficha de su hijo desaparecido en 1977… y ante el estupor general, allí estaba…con el legajo N° 117, folio 16, mesa A…en la ficha estaba asentado que con fecha 15-11-73, había participado de una protesta en el colegio secundario, al bajar por unas escaleras con otros compañeros cantando la marcha peronista…su madre recordó que por esto fueron amonestados y echados del colegio…al poco tiempo desapareció… ese momento terrible vivido junto a Adelina de Alayes, nunca lo pude olvidar.

Temores fundados

Se comentó que la Comisión  quería tener copia de todo, porque estaba por asumir Aldo Rico, como Mtro. de Seguridad y temían que haga desaparecer todo. La ex Dirección de Inteligencia de la Policía Bonaerense, que había funcionado en la calle 54, fue disuelta el 30-4-98. Actualmente desde el 2001, es la sede de la Comisión provincial por la memoria.

La CPM fue creada por resolución legislativa de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires Nº 2117 de 1999, y ratificada por ley provincial 12.483 del 13 de julio de 2000 y su modificatoria, la ley 12.611 del 20 de diciembre de 2000. Desde marzo de 2001 tiene como sede el edificio donde funcionó la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (DIPPBA) y gestiona el archivo que registra el espionaje realizado por esta dependencia durante más de 50 años.

La mayor parte de los archivos de la Bonaerense fueron encontrados por el ex ministro de Justicia y Seguridad León Arslanian en 1997, luego disolvió el área de inteligencia de la Bonaerense y encargó la tarea de investigación a los integrantes del equipo argentino de peritos antropólogos forenses Alejandro Incháurregui, (el mismo que encontró e identificó en Bolivia los restos de Ernesto "Che" Guevara) Daniel Bustamante y Marcela Somigliano, que durante un año, permitieron establecer la identidad de 124 personas. (InfoGEI)Jd

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

COMENTARIOS