A VALORES DE 2002

Industria textil: el consumo de gas retrocedió 16 años

Un informe del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (OETEC), analiza el “hiper proceso de desindustrialización” generado a partir de diciembre de 2015 con la aplicación de las políticas neoliberales, analizado desde el consumo de gas por parte de la industria textil de la República Argentina, discriminando también por jurisdicciones.

Fuente: Elaboración propia en base al ENARGAS, Datos Operativos. Gas entregado a grandes usuarios industriales por distribuidoras.Gráfico OETEC/InfoGEI
Fuente: Elaboración propia en base al ENARGAS, Datos Operativos. Gas entregado a grandes usuarios industriales por distribuidoras.Gráfico OETEC/InfoGEI

La Plata, 14 Ene (InfoGEI).- Si bien el sector textil es un importante consumidor de electricidad, el uso de gas natural está asociado a la mejora en la calidad de los productos, así como en el aumento de la productividad. 

Respecto de 2015, la caída del consumo de gas, en la industria textil, en el acumulado enero-octubre de 2018, fue de un 25,8% menos de gas que en igual período de 2015.

En términos históricos, el consumo de 2018 se acercó a los niveles de 2002. Al discriminar por jurisdicción, se observa que las más golpeadas son Buenos Aires y CABA en relación a 2015, mientras que Tierra del Fuego y Santiago del Estero en relación al 2017, gas que dejó de consumir la industria textil nacional, que ya lo consume la industria chilena y sus plantas de generación térmicas.          

En los primeros diez meses de 2018, el consumo de gas a nivel nacional cayó 9,8% con relación a igual período de 2017; respecto de 2015, la caída fue del 25,8%, lo que se deduce que el consumo del presente período llega a niveles de 2002, esto es, dieciséis años atrás. 

Discriminando por las jurisdicciones el consumo de gas de la industria textil, observó caídas interanuales en todas las provincias con la sola excepción de San Juan. 

“En la comparación con 2015, los resultados son catastróficos: el desplome es generalizado”, señala lapidariamente el trabajo del OETEC, al tiempo que sostiene que “una de las mayores zonceras energéticas neoliberales, tristemente aceptada por la mayoría de la ciudadanía, fue esta idea de "crisis energética" cuando la política energética del gobierno anterior imponía una reducción en el consumo de energía por parte de la industria.

Sin embargo, la industria en general, antes de 2015 no paraba de crecer. Ahora, la crítica a la crisis energética brilla por su ausencia a pesar de las brutales caídas en el consumo. Claro, cortes no hay a la industria -por ahora-, pues la industria está en proceso acelerado de extinción. (InfoGEI)Jd

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.

COMENTARIOS